Si sólo buscas que los demás te quieran, pero tú no te quieres… estás perdida

A todos nos gusta sentirnos queridos por los demás. Nos gusta que nos pongan atención y que se preocupen por nosotros. Sin embargo, debemos tener presente que no vamos a ser prioridad para todas las personas. Si estás esperando que los demás te quieran, perderás toda tu vida y eso no llegará. Lo único en lo que debes fijarte o trabajar, es en cuánto amor tienes tú misma por ti.

No desperdicies tu vida esperando que los demás te acepten

Si estás esperando ver muestras de amor de los demás, para que te sientas bien contigo misma, las cosas no estés bien contigo. Piensa que muchas veces la gente sólo se acerca a ti por interés, no porque realmente sienta algo por ti. Muchas personas ni siquiera saben lidiar con su amor propio y por ende, no saben querer a los demás. Aprende a detectar cuando alguien se acerque a ti sin buenas intenciones, así evitarás que la gente te haga daño.

Trabaja en tu amor propio

Para que no estés esperando que los demás te quieran, lo mejor que puedes hacer es quererte tú misma y fortalecer ese amor día con día. No es una tarea sencilla y tampoco se logra de un día para otro. Lo importante es que empieces y todos los días trabajes en ti para que ese amor crezca y se vuelva invencible. Créeme, una vez que tienes tu amor propio al máximo, nada ni nadie podrá pisotearte. El amor propio es lo más importante y todos los días debes trabajar en él.

Cómo hacerlo

Es importante que recuerdes esto: “Ámate a ti mismo primero y todo lo demás vendrá a continuación. Realmente tienes que amarte a ti mismo, para conseguir hacer algo en este mundo”. Lucille Ball.

  • Actúa en función de tus necesidades, no de tus deseos.
  • Cuida de ti.
  • Marca límites en tu vida.
  • Perdónate a ti misma y aléjate de la gente que no aporte nada positivo a tu vida.
  • Pon una intención en tu vida.